Una cosa es probar, otra es rebeldía…

Si… caminando por La Lucila, dolorida de los pies, con mi cabeza desactivada, mi alma calmada, mi pasado ya callado… si caminando por mis calles, mis bellas calles, habiendo cumplido con lo que parece ser mi dharma…

Caminando, dejándome llevar por la loca de la casa, mi intuición, crucé la calle, arrastraba mi carrito con las compras del super… y me voy a ver botas…

Pasatiempo que ahora me ocupa, cuando no estoy ocupada, es ver que bota me gusta más.

Viene el invierno, me gustan las botas, pero no me puedo decidir por alguna.

Siempre parece ser que hay más lindas.

El año pasado, en abril, el abril terrible que pasé en el 2014, compré unas botas, de marca, que me salieron muy caras, ahora no puedo hacer lo mismo, primero porque me duelen mucho, y otra es que no quiero equivocarme nuevamente.

No. Nada que me lleve a un extremo de sentirme asaltada.

Los tiempos cambian, mi vida se giró como una calesita.

Ya no persigo lo que siempre pensé que era perseguible. Ahora solo camino, atiendo, presto atención a mis hijas, a mis alumnitos.

Veo ojos tan enloquecidos, por madres hambrientas, locas, desmotivadas, violentadas por sus mismas incoherencias. Cuál será mi próximo juego?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

Vivir y sentir… opuestos?

Llorar

Llorar y saber que ya no hay que llorar.

Es tiempo de reírse, de carcajadas abiertas desde el alma… sin embargo solo me encuentro a solas llorando, angustiada, acongojada… me duele.

Vivir cada paso, a la noche me siento morir de dolor de alma…

Hace un tiempo creía que la soledad me lastimaba, ahora sé que no es así… sufro… porque siempre sufrí y no sé otra cosa.

Como animal de costumbre, paso cada experiencia por ese lugar ya cavado profundo en mi psique, me duele, sufro… y ahí me baño en aguas saladas…

Me pregunto, como suelo hacerlo con todo, estará bien llorar?… ahora?

Así? Tan sentido es mi llanto que no se qué pensar…

Quizá llore de más, quizá sea una respuesta automática… tanto fue el cántaro a la fuente… que al final se rompe..

Quizá sea automático esto de que ante cualquier circunstancia intensa… solo pueda llorar…

Solo llorar me sale ante el recuerdo de haber estado con él, aquél hombre que me acompaña…

Solo llorar puedo ante las palabras más importantes que cabe pronunciar: solo yo soy… y no hay nada que pueda hacer mal.

Viví muchas cosas feas… pero entiendo que lo peor es esta congoja ante lo verdadero, ante el camino a estrenar, ante lo incierto de la mano que se me estrecha… ante esos labios que pueden estar y no estar…

Si… la vida… el vivir la vida no es algo ya establecido, ni sucio, ni feo, ni conocido.

La vida parece estar iniciada con este aluvión de aguas saladas que producen mis lágrimas, mi sudor copioso, mi sensación de dificultad, mi pecho cerrado, dolido, asustado… violentado

Como no dañarse, como hacer algo que vaya a favor de mí esencia, de mis tiempos, de mí…

Nada… solo insistir en este punto…

Suspirar… respaldarme internamente.

Llorar a veces bendice… lava la mierda que mi familia me instaló a fuego… onda vaca del rebaño.

Ya sé que no importa ir sola, ya vi que no estoy sola… nunca lo estuve.

Mis conocidos aparecen maravillados de mis andanzas, mis parientes… hablan de mi pasado común con cariño, mis hijas… abren sus ojos al escuchar mis afirmaciones, mi hombre me trata amorosamente… casi  un milagro del espíritu.

La soledad que parecía ser un pecado mortal, terminó brindándome el espacio y el tiempo para que la vida se despliegue cual abanico chino, lugares de brillo, lugares de contraste.

Dominancias acuosas,  secas… que vendrá?

Cada vez que me quedo en silencio… sin hacer absolutamente nada… algo genial, estrepitoso, fresco, divertido… inusitado sucede.

Y esto me vuelve a hacer llorar…

Aprender inteligencia emocional control emociones gestion salud psicologia terapia lenguaje lagrima ojo llorar pupila parpados reir negatividad positividad positivo negativo pensamientos traumas miedos sentimientos relaciones

Adriana Lestido.

Lo que se siente  y se ve de otro color.

2008-04-17

Quizá lo más interesante es escribir acerca de lo que yo encontré al buscar una idea de semejanza entre esta mujer y yo, también mujer. Leí todos los escritos que había en la muestra. El primero me predispuso a una apertura tal vez no deseada, me conozco en esto de compulsivamente obedecer: así fue, dejé que entren sin ningún tipo de resistencia las imágenes que sabiamente esta privilegiada mujer me quiso mostrar.

Recorrí el lugar minutos después de haber cambiado opiniones algo violentas con mi pareja, entré en ese sitio descubriéndome en esto de defender mis ideas-gustos y recibir tantas argumentaciones en contra que me sentía en falta, con culpa, en desacuerdo, pensando en como hacer para ser yo y no morir en mi argumentación…. Por que hay que decir tranquila y sin gritar y sin llorar lo que uno simplemente opina.

Tenía la música muy fuerte en mi MP3 quizá también para no escuchar mi dialogo culposo, me encuentro allí…. En esa sala blanca con fotos que me cuentan cosas tan bellamente narradas pero increíblemente crudas: esos niños en la Casa Cuna de la Plata, que tristes esas paredes esos grises tan densos, cuanto contaban las imágenes de la autora, que se supo relacionar con lo que retrataba de una manera milagrosa, ella no está diciéndose, se sumerge en el dolor de la lente y simplemente muestra sin intervenir, no se la nota como la otra parte de las personas allí expuestas.

¿La espontaneidad se fotografía?

El camino me fue guiando, fui pasando por esos interiores hasta que la emoción me impedía concentrarme, una compulsión a llorar tan crudamente me arrebató el aire, me ahogue en ese dolor al ver a esas mujeres detrás de las rejas. Me torturaba esa forma de las manos hechas puños que me simbolizaron la impotencia de un género. Son mujeres, por eso esos puños eran tontamente débiles en una actitud varonil sin sustento. Eso me conectaba con esa emoción tan compleja de resistirme a esas ideas de debilidad machista e interna … yo me acababa de sentir increíblemente impotente con el genero opuesto y sus gritos defensivos… encima hay que entenderlos. No es la primera vez que paso por esto pero de a poco va cambiando mi manera de tomarlo cada ves me callo menos. O más.

quien-soy-2009-434-chica.jpg

De viaje. Canción de Silvina Garré.

“…los recuerdos son del que recuerda

La mirada atenta es el tesoro

Tiene tantas puertas la verdad   tantas puertas, tantas puertas…”

Seguí el camino de las imágenes y quise volver a estas tan impactantes para mí, me probé de nuevo, miré las fotos de las mujeres encarceladas, otra vez me arrastró la misma emoción, no era la música, era el sentimiento que me despertaba… que lo sentí tan dentro, lo experimentaba como dialogo interno y las fotos me lo refrescaba en una frecuencia emocional difícil de controlar como todo lo demás, no podía conmigo.

Salí y no sabía como irme de ese sitio con esta comunicación tan intima con Adriana Lestido y no estaban allí sus ojos como para empatizar, sentir juntas con la mirada… creo que no hubiera podido hablar… me cuesta escribirlo. Entonces atiné a comprar el catalogo de fotos y todo me lo sugirieron las imágenes mismas, caí como por un terraplén donde la realidad se conformaba por si misma.

Detrás del horizonte. Canción de Silvina Garre.

“…Creo solo en lo que soy

Mezcla de hombre y de animal

Ojos de cristal, mente corazón

Mezcla de hombre y animal

No vengas conmigo ahora, puedo hacerte mal

Puedo mentirte o amarte sin querer

Y olvidar lo que ando buscando detrás del horizonte

Y olvidar lo que ando buscando detrás del horizonte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

www.almartevivicelano.com.ar