encuentro entre pares… mujeres

Interesante el vuelco y cambio de rumbo… aunque siga siempre en la vida.

Recién me di cuenta cual había sido el problema de mis contracturas… de mis miedos más fuertes.

Si miedos…

Claro me quiero nombrar y seguir siendo la que era… y ya no lo soy.

Ya no me hace falta redefinirme, ya no necesito contar todo aquello que hoy conté a gente que no me conoce… claro quería ponerlos al tanto de mi historia…. De mi papel.

Pero recién veo que no tengo que gastar cantidades ingentes de energía en eso.

Ya soy otra… una mujer abierta consciente y decidiendo momento a momento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Premisas verdaderas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por momentos creía que tocaba la Meca… tocar y no solo sentir…

Hoy no es así, si bien no es como antes, ahora me encaminé como se debe,  usando mis herramientas, hoy es un día… raro.

Raro puesto que llueve, suave como claras batidas a nieve, casi no se siente la lluvia, y ni moja.

Raro si, termino mis cuestiones, aparecen otras, todo lo voy intercalando, entendiendo, aceptando.

Igual es raro.

Es como cuando nos vamos a dormir y hay un ruido de fondo, un sentir… una base de extrañeza.

Sé que tiene algo de asombro, de inesperado, mi ser está atento, me dice ciertas cosas que no se.

Me informa… me saca las formas viejas y me susurra verdades, premisas verdaderas… tal como allá en 1994, cuando escuchaba a aquel profesor de lógica… hablaba de la trasmisión de verdad… de las premisas a la conclusión. Que importante es pararse sobre verdades propias, y no sobre premisas que son ajenas, que son síntesis de miedos, o cosas que se escucharon hace mucho…

Entiendo que hablo ya, aquí, a nivel de principios.

Es verdad esencial que para no quedarse con las ganas de vivir, hay que ser y basarse en nuestras “formas” originales.

Cada una de estas “formas” las pienso como principios.

Me gusta hablar de ellos… los busqué tanto!!!

Por allí iba corriendo detrás de lo que parecía serlo… y no… era.

También me importa entender, que cuando no es una premisa verdadera para mi esencia, las consecuencias son inmorales, regla fundamental que Carl Jung me enseño, y a mí me importa tanto!.

No sé porque me es injusto actuar de manera inmoral… conmigo misma.

Solo dejar de convencerme, solo dejar de ser indecorosa conmigo me mostró que puedo ser moralmente madre, mujer, ser.

Igual percibo que en estos procederes estoy… no hay   compañía que comparta este nivel de compromiso.

Hasta ahora solo encuentro fuertes compresas y, por lo tanto,  menosprecio por lo que expreso.

Como dice Eric Corbera “pues me da igual”… sonrisas, silencios, y soltar los comentarios, miradas, resoples de disconformidad… fui como una lectora de señales, indicios, hacia todas las personas que me rodeaban.

Tengo unas percepciones así de sensibles a estas cuestiones, y casi como en reflejo… mi estomago comienza a crujir… no les gusto, no me quieren… muchas palabras para dejar ir y sacudirse como agua de lluvia.

Una cosa es probar, otra es rebeldía…

Si… caminando por La Lucila, dolorida de los pies, con mi cabeza desactivada, mi alma calmada, mi pasado ya callado… si caminando por mis calles, mis bellas calles, habiendo cumplido con lo que parece ser mi dharma…

Caminando, dejándome llevar por la loca de la casa, mi intuición, crucé la calle, arrastraba mi carrito con las compras del super… y me voy a ver botas…

Pasatiempo que ahora me ocupa, cuando no estoy ocupada, es ver que bota me gusta más.

Viene el invierno, me gustan las botas, pero no me puedo decidir por alguna.

Siempre parece ser que hay más lindas.

El año pasado, en abril, el abril terrible que pasé en el 2014, compré unas botas, de marca, que me salieron muy caras, ahora no puedo hacer lo mismo, primero porque me duelen mucho, y otra es que no quiero equivocarme nuevamente.

No. Nada que me lleve a un extremo de sentirme asaltada.

Los tiempos cambian, mi vida se giró como una calesita.

Ya no persigo lo que siempre pensé que era perseguible. Ahora solo camino, atiendo, presto atención a mis hijas, a mis alumnitos.

Veo ojos tan enloquecidos, por madres hambrientas, locas, desmotivadas, violentadas por sus mismas incoherencias. Cuál será mi próximo juego?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Finales de abril

Desde un principio, comparar con el año pasado, es un contraste importante.

Quizá deba aclarar que fallecido mi padre, comienzo una manera nueva de vivir, aunque sé firmemente que desde hace ya mucho tiempo, solo quiero hacer mi camino.

El tema e historia consternante, de mi relación con un padre que se hizo siempre el tonto, ya se terminó. Registré… en el lecho de su muerte, que un camino se abría,  y aunque parecía de sangre, no lo fue.

Lo que sobrevino, para mi sorpresa, fue una apertura y claridad acerca de muchas cuestiones.

Dejé de “chuparme el dedo” en varias cosas, enfrenté desde mi ignorancia, situaciones de lo más novedosas, si claro, a cada vuelta de esquina, puede que mi interior rememore la facilidad de refugiarme en alguien que me salve, me sostenga, me arrope.

Igual, como todas las características típicas de una tragedia griega, descubro que soy perseverante, idealista, legalista, estricta, fuerte… y creativa.

Luego de codearme solo con compañeras de líos citadinos… descubro que está bueno tener amigas, charlar con semejantes, conocidas desde hace muchos años, cuando yo solo era la sombra de aquel hombre…

Así pasan mis días, aunque realmente ya no los veo pasar, ni me falta el tiempo, ni me sobra. Cada momento es creativo, hago cosas, que hasta el momento no he hecho. Recuerdo comidas que hace mucho no hacía… pinto cuadros que tenía inconclusos… organizo los rincones de mi casa, de mi pasado.

Así es que las locuras, los miedos, los dolores se me re-presentan en la cabeza, me descubro sintiendo tantas sensaciones viejas!, que no puedo creer el poder que tiene la propia historia, aunque sea aquella historia tan coja, tan restringida a un par de leyes infantiles.

igual… por ahí  registro, no tan seguido, ideas que se transforman en caminos para desarrollarme.

Mmm Cuento un poco algunas llaves para caminar el sendero…

…cuando no sé qué hacer…

cuando no tengo nada en mi cabeza que me diga cómo resolver algo,

solo lo entrego al universo, e intento desentenderme del resultado…

Despacio, o no tanto, voy abriendo puertas que nunca pensé que me eran posibles…

Digo que no es tan despacio el velocímetro que experimento…

Hace unas semanas llegué a una pregunta.. no tiene importancia cual, solo era importante para mí, de acuerdo a mi historia, a mi situación actual. Me advirtieron que con solo plantearme la pregunta ya era importante.

Me consta que me la quise repetir interiormente, y no podía terminarla… mi “yo” respondía que era innecesaria, pueril, tonta, sin sentido, ya tengo la respuesta y no una, si no cincuenta!!!

Yo internamente paralizada, escuchaba mi cabeza decir tantas cosas! Que sospeché un poco… me propuse, entonces,  no buscar responder a mi pregunta, ya que se despertaba toda una artillería de respuestas, digamos, “espirituales”.

Sin responderme internamente nada, solo me pregunté lo que me necesitaba preguntar. Luego me escuché la respuesta. Solo entendí que era miedo.

Ya no recuerdo en donde escuché que el miedo no es el único motor para actuar, es más, no tendría que ser el único detonante de nuestra vida. Si solo hago o no hago por miedo… donde está el desarrollo personal?, mi capacidad de diseñar estrategias? de discernimiento, de muchas cosas más…

Ni hablemos de darle el poder al otro… que todo miedo busca castigo… bueno un sinfín de ideas ya un poco de jardín de infantes.

Al otro día de haberme preguntado claramente mi cuestión interna, y haberme respondido sinceramente, ya estaba en situaciones donde esa respuesta no tenía cabida, era como preguntar el estado civil del número 5.

He aquí otra llave-cita, no tomarse tanto en serio… porque puede que no tenga sentido real.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Confianza…

Y bueno tratando de ir llevando mis días,

mis horas,

mi vida más cerca de lo verdadero,

del vaivén que se supone que es estar fresca y vivir.

Si bien me duele no se qué,

además de ya faltar poco para cumplir mis 48,

es muy lindo saber que estoy junto a algo que me soporta y sobrepasa.

Hoy una vez más le di al universo mi malestar en relación a mi actuar como madre.

Nuevamente el universo me responde de la mejor manera,

mi pequeña contándome sus experiencias,

viendo que había aprendido… mis palabras mis sentires, mis importancias parecen ya haber sido incorporadas…

emoción,

placer,

recompensa,

y una silenciosa afirmación,

cada problema solo lo entrego y sigo con mi tarea.

Los resultados son abiertos esplendidos

libres,

psicodélicos,

inesperados y perfectos…

solo me queda agradecer…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

….cuadro pintado en 1994… cuando volar era cotidiano y loco…

sentires regocijantes…

La satisfacción.

El logro, la llegada después de una carrera, el éxito… el haber positivo, arriba hasta aquí.

Aquí.

Ya llegue… llegamos.

Que es este lugar?, como puedo denominar a este espacio de metas alcanzadas, de objetivos resueltos, de miradas regocijantes.

Mis productos y yo reímos, tranquilas nos movemos por el presente más inmediato, por el futuro condensado en una mirada, con la tranquilidad del sí.

Puedo. Si… estamos aquí en este presente de arreglos, negocios y afecto. Presente creado, creativo, creador.

Para mí, para ellas, mis hijas.

buscando menos

acerca de los recuerdos…

Mucha caminata… dispersa, pero caminata al fin.

Alguna que otra idea concientizada… más o menos, aclarada…

Es más, entiendo que me falta hablar de muchos cavos sueltos, pensamientos, recuerdos…

Frente a una nueva fecha, una nueva jornada de ocio…un día de despeje, días sin aceres pautados, sin ideas prefijadas, sin hastíos acostumbrados.

Difícil, o quizá “nuevo”, aunque esta palabra no me alcance, no refleje esta tensión en mi pecho…

La novedad no alcanza, como concepto para explicar mi interior.

Este interior plagado de imágenes y emociones contradictorias, inútiles, misteriosas, sin forma conocidas… que entretienen al verdadero ser en cuestiones de apariencias.

Yo, la filosofa, uso los divagues del análisis conceptual, en contra de mi emocionalidad.

Me confundo, lo aparente con lo real, borro contornos claros, y fusiono aquellos bien delimitados. Placeres o manías del filosofar artístico.

Estoy ahora en una disyuntiva, quiero pensar acerca de mis días en la costa… estos que se avecinan pronto… me digo a mí misma: busca imágenes cuando estuviste allí, hace unos años…

Pero claro, soy tan otra, ahora es la primera vez que me preparo para un viaje desde mí, no voy a hacer valijas para otros, como pareció ser mi dedicación desde hace un tiempo largo.

Hoy no, me preparo yo… sola yo.

Lo primero, entonces que descarté, fueron los anteriores viajes… que fueron muchos, desde un lugar  reducido que no se lo deseo a nadie.

Aunque soy consciente que comparto con miles de mujeres este sentir.

Vendida me integridad al mejor postor, era medianamente mi particular manera de prepararme para vacacionar.

Ahora no es así, yo acá pienso como preparar el viaje, y por momentos creo que ya lo tengo cocinado, y un momento después estoy tan perdida que me asusto.

Ya me conozco… no es para tanto.

Igual me queda esto de no poder entusiasmarme… como vivir sin que funcione toda la experiencia anterior?

Habrá alguna técnica para no apoyarme en nada de lo anterior?

Tengo entendido que los hombres son así, borran lo anterior y pueden vivir lo actual como si fuera la primera vez, con sus pro y sus contras.

No es mi caso, yo despliego toda una artillería montada, para que no me pase lo que viví, e inconscientemente lo consolido.

Quisiera realmente cual hombre normal, olvidarme de todo, de mis pensamientos al respecto, de mis recetas para caerle bien, quiero no volver a revivir dentro mío, en recuerdos, nada de todas esas experiencias pasadas… que se me intercalan con lo real, se comparan, se alternan, me retrucan, y por momentos me debilitan… cual guerrero vencido por cantos de sirenas.

Ahora, haciendo este ejercicio mental… me pregunto

Como me sentiré?

Podré realmente dejar todos mis papeles actuales?…

Por algo se comienza, la duda puede calar montañas… imaginarias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA