Premisas verdaderas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por momentos creía que tocaba la Meca… tocar y no solo sentir…

Hoy no es así, si bien no es como antes, ahora me encaminé como se debe,  usando mis herramientas, hoy es un día… raro.

Raro puesto que llueve, suave como claras batidas a nieve, casi no se siente la lluvia, y ni moja.

Raro si, termino mis cuestiones, aparecen otras, todo lo voy intercalando, entendiendo, aceptando.

Igual es raro.

Es como cuando nos vamos a dormir y hay un ruido de fondo, un sentir… una base de extrañeza.

Sé que tiene algo de asombro, de inesperado, mi ser está atento, me dice ciertas cosas que no se.

Me informa… me saca las formas viejas y me susurra verdades, premisas verdaderas… tal como allá en 1994, cuando escuchaba a aquel profesor de lógica… hablaba de la trasmisión de verdad… de las premisas a la conclusión. Que importante es pararse sobre verdades propias, y no sobre premisas que son ajenas, que son síntesis de miedos, o cosas que se escucharon hace mucho…

Entiendo que hablo ya, aquí, a nivel de principios.

Es verdad esencial que para no quedarse con las ganas de vivir, hay que ser y basarse en nuestras “formas” originales.

Cada una de estas “formas” las pienso como principios.

Me gusta hablar de ellos… los busqué tanto!!!

Por allí iba corriendo detrás de lo que parecía serlo… y no… era.

También me importa entender, que cuando no es una premisa verdadera para mi esencia, las consecuencias son inmorales, regla fundamental que Carl Jung me enseño, y a mí me importa tanto!.

No sé porque me es injusto actuar de manera inmoral… conmigo misma.

Solo dejar de convencerme, solo dejar de ser indecorosa conmigo me mostró que puedo ser moralmente madre, mujer, ser.

Igual percibo que en estos procederes estoy… no hay   compañía que comparta este nivel de compromiso.

Hasta ahora solo encuentro fuertes compresas y, por lo tanto,  menosprecio por lo que expreso.

Como dice Eric Corbera “pues me da igual”… sonrisas, silencios, y soltar los comentarios, miradas, resoples de disconformidad… fui como una lectora de señales, indicios, hacia todas las personas que me rodeaban.

Tengo unas percepciones así de sensibles a estas cuestiones, y casi como en reflejo… mi estomago comienza a crujir… no les gusto, no me quieren… muchas palabras para dejar ir y sacudirse como agua de lluvia.

Confianza…

Y bueno tratando de ir llevando mis días,

mis horas,

mi vida más cerca de lo verdadero,

del vaivén que se supone que es estar fresca y vivir.

Si bien me duele no se qué,

además de ya faltar poco para cumplir mis 48,

es muy lindo saber que estoy junto a algo que me soporta y sobrepasa.

Hoy una vez más le di al universo mi malestar en relación a mi actuar como madre.

Nuevamente el universo me responde de la mejor manera,

mi pequeña contándome sus experiencias,

viendo que había aprendido… mis palabras mis sentires, mis importancias parecen ya haber sido incorporadas…

emoción,

placer,

recompensa,

y una silenciosa afirmación,

cada problema solo lo entrego y sigo con mi tarea.

Los resultados son abiertos esplendidos

libres,

psicodélicos,

inesperados y perfectos…

solo me queda agradecer…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

….cuadro pintado en 1994… cuando volar era cotidiano y loco…

acerca de los recuerdos…

Mucha caminata… dispersa, pero caminata al fin.

Alguna que otra idea concientizada… más o menos, aclarada…

Es más, entiendo que me falta hablar de muchos cavos sueltos, pensamientos, recuerdos…

Frente a una nueva fecha, una nueva jornada de ocio…un día de despeje, días sin aceres pautados, sin ideas prefijadas, sin hastíos acostumbrados.

Difícil, o quizá “nuevo”, aunque esta palabra no me alcance, no refleje esta tensión en mi pecho…

La novedad no alcanza, como concepto para explicar mi interior.

Este interior plagado de imágenes y emociones contradictorias, inútiles, misteriosas, sin forma conocidas… que entretienen al verdadero ser en cuestiones de apariencias.

Yo, la filosofa, uso los divagues del análisis conceptual, en contra de mi emocionalidad.

Me confundo, lo aparente con lo real, borro contornos claros, y fusiono aquellos bien delimitados. Placeres o manías del filosofar artístico.

Estoy ahora en una disyuntiva, quiero pensar acerca de mis días en la costa… estos que se avecinan pronto… me digo a mí misma: busca imágenes cuando estuviste allí, hace unos años…

Pero claro, soy tan otra, ahora es la primera vez que me preparo para un viaje desde mí, no voy a hacer valijas para otros, como pareció ser mi dedicación desde hace un tiempo largo.

Hoy no, me preparo yo… sola yo.

Lo primero, entonces que descarté, fueron los anteriores viajes… que fueron muchos, desde un lugar  reducido que no se lo deseo a nadie.

Aunque soy consciente que comparto con miles de mujeres este sentir.

Vendida me integridad al mejor postor, era medianamente mi particular manera de prepararme para vacacionar.

Ahora no es así, yo acá pienso como preparar el viaje, y por momentos creo que ya lo tengo cocinado, y un momento después estoy tan perdida que me asusto.

Ya me conozco… no es para tanto.

Igual me queda esto de no poder entusiasmarme… como vivir sin que funcione toda la experiencia anterior?

Habrá alguna técnica para no apoyarme en nada de lo anterior?

Tengo entendido que los hombres son así, borran lo anterior y pueden vivir lo actual como si fuera la primera vez, con sus pro y sus contras.

No es mi caso, yo despliego toda una artillería montada, para que no me pase lo que viví, e inconscientemente lo consolido.

Quisiera realmente cual hombre normal, olvidarme de todo, de mis pensamientos al respecto, de mis recetas para caerle bien, quiero no volver a revivir dentro mío, en recuerdos, nada de todas esas experiencias pasadas… que se me intercalan con lo real, se comparan, se alternan, me retrucan, y por momentos me debilitan… cual guerrero vencido por cantos de sirenas.

Ahora, haciendo este ejercicio mental… me pregunto

Como me sentiré?

Podré realmente dejar todos mis papeles actuales?…

Por algo se comienza, la duda puede calar montañas… imaginarias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vivir y sentir… opuestos?

Llorar

Llorar y saber que ya no hay que llorar.

Es tiempo de reírse, de carcajadas abiertas desde el alma… sin embargo solo me encuentro a solas llorando, angustiada, acongojada… me duele.

Vivir cada paso, a la noche me siento morir de dolor de alma…

Hace un tiempo creía que la soledad me lastimaba, ahora sé que no es así… sufro… porque siempre sufrí y no sé otra cosa.

Como animal de costumbre, paso cada experiencia por ese lugar ya cavado profundo en mi psique, me duele, sufro… y ahí me baño en aguas saladas…

Me pregunto, como suelo hacerlo con todo, estará bien llorar?… ahora?

Así? Tan sentido es mi llanto que no se qué pensar…

Quizá llore de más, quizá sea una respuesta automática… tanto fue el cántaro a la fuente… que al final se rompe..

Quizá sea automático esto de que ante cualquier circunstancia intensa… solo pueda llorar…

Solo llorar me sale ante el recuerdo de haber estado con él, aquél hombre que me acompaña…

Solo llorar puedo ante las palabras más importantes que cabe pronunciar: solo yo soy… y no hay nada que pueda hacer mal.

Viví muchas cosas feas… pero entiendo que lo peor es esta congoja ante lo verdadero, ante el camino a estrenar, ante lo incierto de la mano que se me estrecha… ante esos labios que pueden estar y no estar…

Si… la vida… el vivir la vida no es algo ya establecido, ni sucio, ni feo, ni conocido.

La vida parece estar iniciada con este aluvión de aguas saladas que producen mis lágrimas, mi sudor copioso, mi sensación de dificultad, mi pecho cerrado, dolido, asustado… violentado

Como no dañarse, como hacer algo que vaya a favor de mí esencia, de mis tiempos, de mí…

Nada… solo insistir en este punto…

Suspirar… respaldarme internamente.

Llorar a veces bendice… lava la mierda que mi familia me instaló a fuego… onda vaca del rebaño.

Ya sé que no importa ir sola, ya vi que no estoy sola… nunca lo estuve.

Mis conocidos aparecen maravillados de mis andanzas, mis parientes… hablan de mi pasado común con cariño, mis hijas… abren sus ojos al escuchar mis afirmaciones, mi hombre me trata amorosamente… casi  un milagro del espíritu.

La soledad que parecía ser un pecado mortal, terminó brindándome el espacio y el tiempo para que la vida se despliegue cual abanico chino, lugares de brillo, lugares de contraste.

Dominancias acuosas,  secas… que vendrá?

Cada vez que me quedo en silencio… sin hacer absolutamente nada… algo genial, estrepitoso, fresco, divertido… inusitado sucede.

Y esto me vuelve a hacer llorar…

Aprender inteligencia emocional control emociones gestion salud psicologia terapia lenguaje lagrima ojo llorar pupila parpados reir negatividad positividad positivo negativo pensamientos traumas miedos sentimientos relaciones

ser… solo ser

Hace un tiempo que no escribo…no sé el porqué…

Me saciaba hacer otras cosas, encargarme de rincones míos tirados desde hace años..

Mis aceres siempre fueron adulterados, motivados para desechar al más terrible de los infiernos… hoy, desde hace un tiempo…me respeto

Ya no importan esas palabras… es más, puedo cuestionarlas… modificarlas… aun sin ir tan lejos… solo puedo por hoy no obedecer… mas.

Ya con no asentir el más loco de los recursos, la más loca de las peticiones…

Ya con eso… siento el más absoluto y basto de los recursos… de los caminos…

No ir más allá… no adelantarme en absolutamente nada.. Con vivir este momento es suficiente, más q necesario y suficiente.

Solo me queda por ahí, digo, empujarme, o quizá solo tender, a no mirar más para atrás…

Queda lejos el recuerdo, el tiempo donde solo podía morirme de a pedazos… ya paso esa pesadilla, ya pasaron las inmediatas consecuencias.

Ya pasó.

Me asombra ver, vivir… este solo momento, donde puedo decir, listo con todo aquello y a la vez darme cuenta q me falta tanto.

Que solo me ocupe en obedecer… seguir la carreta de oro mentiroso y no vivir nada…

Pero ya todo este soliloquio pasó. Ante esta circunstancia quedo perpleja..Pienso… me pregunto “pero que hacia yo los viernes?” no lo sé… intento que no preocupe seguir algún rumbo… solo quiero respetarme… en principio no adulterarme, no violentarme… apoyarme desde adentro…

Suena raro, suena sin más q esto… pero me es valioso como el oro mismo que perseguí tanto por algún tiempo.

Ahora el oro, el plomo que alquímicamente tendré que trasformar… solo es dentro de mí, en mi conciencia.

Mi oro… que fue antes basura, es solo permitir lo que sea… ya no quiero ser mejor… hice tanto que me pasé… y pocas personas están a mi nivel… aunque suene pedante, arrogante, estúpidamente autosufienciente… soy consciente de cuanto recurso, relación forma de entender, percibir, asociar y negar está a mi alcance…

Pero esto corresponde a una forma de moverme tan inhóspita, tan terrible como superior… esta manera de ser tan negra, tan poderosa… ya, también, fue, no quiero seguir un camino que no complete la extensión total de mi ser… sea lo que este sea.

24656_561015023932980_985678092_n[1]

Ser yo misma o habitar-me por lo otro?

Sin mucho que salvar… sin nada que me urja… así en soledad

Estoy… que no es poco.

No estoy triste… que es mucho ya…

No estoy nerviosa, no estoy con urgencia de cosas por hacer… aunque las tenga ahí…

Como estoy entonces?

Importante pregunta…

Sobre todo sabiendo que cuando me pregunto, ya sé  la respuesta.

Hoy, domingo a la tardecita…

No tengo idea de cuál sería la respuesta a mi pregunta… como estoy?

Como dice Chopra por allí… ¿habito más en la verdad?

Esta pregunta me clava en lo profundo… habito en mi verdad?

Donde estoy habitando ahora?

Me habito? O me dejo habitar?

Solamente tengo claro… que me habito yo sola, y nadie más.

Sigo recogiendo importantes respuestas…

Habito en mi verdad y no en alguna externa que me impongan.

“Estoy”… con independencia del “Ser”.

Aclaro, me aclaro como siempre, estoy ahora habitando mi vida.

No estoy “siendo” la habitación del otro…como si fuera mi esencia, mi ser. O sea no Ser yo misma.

Ahora no… estoy… y además el ser es mío, dispongo de él, al no tener habitantes externos… como en tiempos pasados.

Quizá sea importante este hecho, el día de hoy por lo menos, mi estar es en mí… sin inquilinos que se creen dueños.

Será muy intrincado lo que quiero expresar?

Seré oscura?

Puede que sí… pero soy, que no es poco. Soy yo.

aspen